Gastronomía Lermaña

La Gastronomía lermeña es reconocida por sus sabores tradicionales que conquistan los paladares. En esta región, se pueden encontrar platos típicos que reflejan la cultura y tradición culinaria local.

Uno de los platos más destacados es el Lechazo asado, un cordero joven, que sólo ha tomado leche. Una carne tierna y jugosa que se cocina al horno con leña de encina. Este plato se ha convertido en todo un símbolo de la gastronomía lermeña.

Y dijo el Duque a sus criados:

«Preparad 30 corderos asados,

que aquí los Reyes llegados,

han de chuparse los dedos,

al degustar nuestros asados».

Además, no se puede hablar de la gastronomía lermeña sin mencionar los  Vinos de la Denominación de Origen Arlanza. La DO Arlanza nace en el año 2007 con una tradición vinícola que se remonta al siglo X. La sede del Consejo Regulador de la D. O. se encuentra en Lerma. Las bodegas elaboran vinos principalmente tintos, pero también hay rosados y en menor medida blancos. Robles, crianzas, reservas obtienen numerosos galardones en prestigiosos premios nacionales e internacionales, cada año .

La Gastronomía lermeña también cuenta con una gran tradición de elaboración de bizcochos, con varias fábricas, con más de 80 años de antigüedad, que elaboran bizcochos de huevo, soletilla, rosquillas… Con las nuevas tendencias actualmente también fabrican con chía, de cacao, integrales, sin azúcar…

También las panaderías y obradores elaboran las típicas rosquillas de S. Blas (de pan o dulce), que se venden para bendecir en la fiesta del santo, a comienzos de febrero. Igualmente destacan  las tradicionales «M» (de María) para Semana Santa, diferentes pastas, caracolillos y productos de repostería, que junto a los dulces monacales, hacen las delicias de los más golosos.

Otro plato tradicional es la Morcilla de Lerma, un embutido elaborado con arroz, cebolla, manteca de cerdo y especias. Esta morcilla tiene un sabor único y se puede disfrutar tanto en tapas como en platos principales. Se puede consumir frita, asada, cocida… en multitud de platos y elaboraciones… Y la mejor morcilla tiene que ser: «sosa, picosa y grasosa» (para que esté sabrosa).

Las legumbres Arlanza, es un nuevo proyecto nacido en Lerma, que apuesta por la comercialización de legumbres sembradas en nuestros campos. «Lenteja pardina», «garbanzo castellano» o «pedrosillano», alubias blancas, pintas, rojas… se hacen hueco en los mercados por su alta calidad…

En resumen, la Gastronomía lermeña es una verdadera delicia para los amantes de la comida tradicional. Sus sabores únicos y auténticos conquistan los paladares de quienes tienen la oportunidad de probarlos.

Conoce Lerma | Planifica | Qué ver

Comparte si te ha gustado